Películas románticas y de terror para ver en Halloween

/ Blog/ No hay comentarios

Llega Halloween. Los planes se suceden en forma de fiestas, muchas de ellas siguiendo a rajatabla la tradición norteamericana. Las decoraciones con telarañas, esqueletos, calabazas y elementos terroríficos llenan casas, tiendas, bares y calles, generando un clima de incertidumbre, misterio y tenebrosidad.

Pero si no te espera ninguna party hard en alguna casa o discoteca, puedes quedarte en el hogar y, para añadirle miedo y risa a tu gran noche, deleitarte con el mejor cine romántico y terrorífico. Ríete y grita mientras pasa un tiempo con tu amado.

La novia cadáver (Tim Burton, 2005)

Gran obra de animación de Tim Burton. El especial director americano sabe cómo aglutinar terror y comedia, siempre con la guinda de su particular ambientación y dirección artística. Los escenarios son un homenaje al estilo gótico más tenebroso, sus personajes verdaderos iconos y sus historias combinan misterio e inocencia. En esta ocasión, una mujer muerta reclamará una boda cuando el inocente de Victor Van Dort le coloque el anillo de compromiso en plan de broma.

Rec 3: Génesis

La precuela de la célebre Rec llega enmarcada en una boda, con todo lo que ello supone. ¿Te imaginas el blanco impoluto de un vestido de novia salpicado por sangre de zombi? Eso es lo que tiene que sufrir Clara (Leticia Dolera), protagonista indiscutible de esta historia que, de la mano de su novio Koldo (Diego Martín), deberán esquivar la maldición que amenaza el día más importante de su vida. Esa extraña enfermedad que convierte en zombis (más bien en personas infectadas) a la población ha elegido un mal día y a una mala enemiga. Que se preparen esos no-muertos.

Drácula, de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992)

Es una historia de amor, por muchos vampiros que haya. Y, no, no hablamos de Crepúsculo, sino de una célebre obra literaria escrita por un legendario escritor, el mencionado Bram Stoker del título, y llevada a la pantalla por el mismísimo Coppola, autor de El padrino. Y cuando el nombre del escritor aparece en el título de la película es porque la cinta guarda extraordinaria fidelidad con la pieza literaria.

En ella, el conde Drácula (Gary Oldman), que perdió a su amor hace más de 400 años, se encaprichará de una joven de aspecto similar, Mina Murray (Winona Rayder), a la que descubre a través de una fotografía. Esta llega en la maleta de un abogado (Keanu Reeves), el novio de la susodicha, que viaja a Transilvania, y al cual perseguirá Drácula hasta Londres para conocer a la misteriosa joven.

La mosca (David Cronenberg, 1987)

La ciencia y el amor se pueden unir, peor a veces el cerebro elige una y dinamita la otra. Es lo que le sucede al científico de esta cinta (Jeff Goldblum), tan obsesionado por crecer como profesional que se ofrece como cobaya para su propio experimento de teletransporte. Sin embargo, tras empezar a sufrir extraños síntomas, descubre que en la máquina se ha introducido una mosca, hecho que empieza a generar una terrible transformación en criatura híbrida. Y, cómo no, su relación empezará a sufrir los vaivenes de este nuevo ser.

La cumbre escarlata (Guillermo del Toro, 2015)

A pesar de la presencia de un amor de la infancia, la escritora Edith Cushing (Mia Wasikowska) cae rendida a los encantos de Sir Thomas Sharpe (Tom Hiddleston), un baronet inglés que busca financiación en Estados Unidos para su invento. Ambos se enamoran, se casan y acuden al condado de Cumbria, en Inglaterra, para pasar los días y sacar adelante el proyecto del hombre. Sin embargo, en la mansión, donde también vive la misteriosa hermana de Sharpe (Jessica Chastain), sucederán multitud de acontecimientos extraños. Este lugar, además de altamente tenebroso, parece estar vivo.

Fuente: Zankyou

Leave A Comment