Las 4 tradiciones de boda que deberíamos borrar del mapa ¡sí o sí!

/ Blog/ No hay comentarios

Hay muchas costumbres y tradiciones maravillosas en torno al mundo de las bodas que siguen estando presentes y que seguramente, no deberían desaparecer. Pero en cambio hay otras muchas que son aburridas, bochornosas o simplemente absurdas. Por ejemplo, ¿quién no ha pasado vergüenza ajena mientras la novia enseñaba la pierna en mitad del banquete para quitarse la liga y lo peor, pedir dinero por sus trozos? ¿De verdad es necesario pasar por este momento? Lo mismo se puede aplicar a la corbata del novio. Y por supuesto, el famoso “¡Vivan los novios!” que está muy bien algunas veces pero no cincuenta, al igual que el típico “que se besen” haciendo que los novios más tímidos lo pasen realmente mal.

 

1. El arroz

La tradición de boda que debería desaparecer, o por lo menos reducir su cantidad, es claramente: el arroz. Se supone que lanzar arroz a los novios a la salida de la ceremonia, le dará fertilidad a la pareja. Pero hasta hoy, lo único que hemos comprobado que da son unas fotos horrorosas con los ojos cerrados y cara de pánico porque proyectiles de arroz vuelan hacia los novios. ¡Menos arroz y más confetti para las bodas, por favor!.

 

2. Entrega de souvenir a los invitados

Se hace muy pesado y muy largo… regalar un souvenir es una tradicion que no debe perderse, porque es algo bonito pero sí en el modus operandi. Por eso, se aconsejan a los novios dejar cada detalle en el lugar donde se sentará el invitado, de tal manera que se lo encuentren al llegar a la mesa. También se puede colocar en un rincón cestas o cajas de madera en los que se guarden los detalles para que cada uno coja uno, pero resultará algo menos personalizado.

 

3. El corte del pastel

El famoso corte del pastel con un cuchillo gigante, no entendemos todavía por qué se sigue haciendo. El corte de la tarta debería desaparecer, no la tarta en sí misma, que siempre es un detalle dulce y puede ser muy elegante también, sino ese momento entre raro y bochornoso, a medio camino entre la vergüenza y el cómo se hace, para qué sirve y quién me mandaría… Y es que de verdad: ¡no tienen ningún sentido en una boda!. Estamos totalmente de acuerdo con esto, mejor ahorrarnos ese momento y pasar directamente a disfrutar del pastel.

 

4. Fotos protocolarias e interminables

Esas fotos interminables y protocolarias en las que todos esperan en fila a que el fotógrafo haga su disparo, creo que deben dar paso a otro tipo de fotografía más divertida, espontánea y sin poses forzadas. Estamos totalmente de acuerdo con esto, ¿por qué no olvidar este tipo de fotos tan poco naturales y que además se hace muy aburridas para todos los que tienen que esperar su turno o los que están fuera esperando la salida de los novios. Mejor será dejar que la naturalidad surja y que el fotógrafo no pierda detalle de cada instante para inmortalizarlo.

Leave A Comment