Los momentos más adorables de los niños en las bodas

/ Blog/ No hay comentarios

 

Si hay algo en lo que merece la pena que un fotógrafo de boda ponga la mayor atención es en los invitados más pequeños. Ellos inspiran la ternura que un evento como tal requiere y destacan por su inocencia y su naturalidad.

Porque un niño no percibe una boda como los adultos, sino como una fiesta en la que disfrutar, correr, jugar y divertirse sin complejos y con la mayor de las naturalidades. Cuando los fotógrafos se fijan en los niños es cuando realmente capturan momentos llenos de realidad y mucho amor. Porque su mundo es diferente al nuestro, ¡es un mundo en el que los protocolos no existen!

 

Un mundo en el que pueden ser los protagonistas de la celebración llevando las alianzas sin apenas darse cuenta o el mayor centro de atención guardando los pétalos de rosa para la tan esperada salida de los novios de la ceremonia y, sin embargo, no atender a razones. “Naturalidad y espontaneidad”, en eso se basa su dulce actitud.

 

Viven en su particular mundo al que en ocasiones, como lo es una boda, muchos adultos desearíamos volver.

 

Leave A Comment