Boda de Serena Williams

/ Blog/ No hay comentarios

Ya sabíamos que 2017 está siendo el año de las bodas. Y Serena Williams, la mejor tenista de todos los tiempos, ha contribuido a mejorar la estadística.

Tras dar la bienvenida a su primer hijo, Serena y Alexis han decidido confirmar su amor a través del matrimonio. Y no lo han hecho de cualquier forma, sino como dos auténticos príncipes de Disney envueltos en la fantasía de un cuento de hadas. En este caso, La Bella y la Bestia ha sido su historia elegida para homenajear alguno de sus maravillosos detalles.

La tenista, que ostenta el mayor número de Grand Slam del tenis (23 individuales), acudió a su cita como la auténtica estrella que es. Para empezar, lució tres vestidos para los diferentes eventos de la velada, todos ellos reflejando la espectacularidad de sus curvas.

El primero era un modelo de Sarah Burton para Alexander McQueen, que resaltaba por su escote corazón y la sofisticada forma de princesa, perfecta para lograr el objetivo principal. Lo reforzó con una fina capa y el velo pertinente. Para el segundo se pasó a Versace, menos atrevido, pero efectista por sus plumas, bordados y el corte sirena. Finalmente, utilizó un vestido solo para el baile, esta vez diseñado para entregarse al máximo en la causa. Así, Serena optó por una pieza corta y con tirantes.

El lugar elegido para la celebración también cumplió con las expectativas marcadas en los sueños de ambos. Fue en el Centro de Arte Contemporáneo de Nueva Orleans y, como personalidades más destacadas, Beyoncé, Eva Longoria y Kim Kardashian formaron parte de una de las comitivas más exclusivas que se recuerdan.

El broche de oro a esta relación adquirió un cariz de cuento que habla de la naturaleza de su historia de amor. Serena y Alexis se conocieron en Roma, una de las ciudades más románticas del mundo. Pero fue el Hotel Cavalieri el enclave que eligió el destino para unir sus caminos, y, como mandan los cánones románticos, lo hizo con la intervención de la casualidad. Porque ella, que se encontraba en Italia con motivo del Master del país, decidió desayunar en el hotel, actividad prohibida para la tenista. Al ver que el buffet ya había cerrado, se dirigió al bar de la piscina para pedir algo de comer. Alexis hizo lo mismo por los mismos motivos.

La actual pareja empezó a charlas en uno de las mesas del local. Allí, descubrieron que, al igual que Bella y Bestia, ambos pertenecían a mundos muy diferentes. La red social de Alexis era desconocida para Serena, y el empresario no había disfrutado con ningún partido de la tenista, aunque, evidentemente, sí conocía su éxito. Pero, aun así, la chispa surgió. Y, en ese preciso lugar, Alexis pidió matrimonio a Serena 18 meses después: “Llegué a casa un día para encontrarme con las maletas hechas. No tenía ni idea de adónde me llevaba. Fuimos a Roma, de vuelta a la mesa donde nos conocimos. Los dos estábamos nerviosos por dar el gran paso, pero fue un momento precioso”, contó la tenista.

Con la boda entre Serena Williams y Alexis Ohanian en 2017, hemos asistido a una nueva fiesta del amor, esta vez entre dos personajes públicos de mundos diferentes que solo comparten su cariño y pasión. ¿Es una de las bodas del año? Seguro que sí. 

Leave A Comment