Cómo reducir costos de tu boda

/ Blog/ No hay comentarios

Cómo ahorrar en una boda es lo que muchos novios se preguntan, pero no se atreven a decirlo abiertamente. En un evento importante como una boda no se debe escatimar. O por lo menos no demasiado porque es solo un momento, 5-7 horas nada más. Cualquier cosa, puede salir mal y arruinar todo. Pero de poco en poco se llena un jarro dicen por ahí. Así que ahorrando poquito por aquí y poquito por allá, pueden juntar para 3 días más en la luna de miel o dar dos mensualidades de su casa. Hay que hacerlo con cuidado pero se pueden.

BANQUETE:

1. Hagan el evento en otro día que no sea sábado. El viernes o domingo son buenos días. El viernes si es en la noche, y el domingo si es una boda de día.
2. Corten a los invitados que saben no son muy cercanos. Gente que no ven hace siglos y traten de evitar a los compañeros de trabajo si en sus oficinas son muchos.
3. Hagan degustación y pidan comida de temporada. Nada muy exótico ni extravagante pero SABROSO. Las extravagancias suelen costar un 20% más.
4. Anímense a quitar un plato del menú.
5. Soliciten lo básico de alcohol: vino tinto, blanco, ron, whisky y vocka. Mientras más opciones de bebidas más botellas habrá que comprar.
6. Para los arreglos florales, pidan flores de la temporada y procuren elegir algún aditamento ornamental bonito (como bambú, una vela, cristal, etc.) vistoso ¡para no tener que comprar tanta flor!
7. No pidan el paquete más grande (y caro) del fotógrafo. Pidan el básico y asegúrense de que haya muchas más fotos gracias a sus invitados. Pídanles a todos que lleven cámara y compartan.
8. Un Dj es más económico que una orquesta. Y un DJ bueno puede hacer un gran ambiente. Asegúrate de que sea lo que están buscando.

9. Pocos “recuerdos” son conservados por los invitados. No gasten en ellos.

 

INVITACIONES:
10. No escatimes demasiado en las invitaciones.  Fija un presupuesto razonable y real.
Que reflejen su estilo y lo que quieren de su evento. El papel hecho a mano y los sobres gigantes no son necesarios.
11. Si quieres una invitación bonita pero barata corta lo siguiente: Sobre (que sea tríptico o díptico), grabado (el realce, y que sea impreso) y el celofán. Estos tres elementos juntos pueden bajar el costo hasta en un 30%.
LA NOVIA :
12. Contrata el maquillaje y peinado con el estilista de tu confianza. Con quien siempre te haces tratamientos. Es mucho más probable que el precio sea razonable, además de que ya te conoce a ti y a tus gustos.
13. No busques el vestido más caro. Busca el vestido que realmente te guste.
14. Tampoco gastes una fortuna en los zapatos. Como mujer he descubierto que si bien debe ser fascinante andar en unos Jimmy Choo, los zapatos de la boda deben ser lindos y cómodos no necesariamente caros.
15. Si lo sabes hacer bien, maquíllate tú.
EL NOVIO:
16. Definitivamente la renta del traje es la opción.

17. Cuando compren los zapatos, piensen en un zapato que vaya acorde con el traje (frac, smoking, jacket) pero que también puedan usar en otras ocasiones.
SAQUEN PARTIDO AL HACERLO CON ANTICIPACIÓN:
18. Puedes amarrar un buen precio del lugar si lo haces con mucha antelación.
19. Lo mismo para otros servicios como fotografía, invitaciones, recuerdos o limusina.

PADRINOS
20. Si lo consideran adecuado, pidan a sus amigos y/o familia que sean padrinos de algunas cosas no tan caras, como las arras, el lazo, las copas, el ramo, la liga, o cosas más caras como anillos, pastel, flores. Ayuda mucho. Solo dejen que ellos decidan libremente si quieren o pueden. Esta es la forma de ahorro más controversial porque hay quienes lo consideran de mal gusto… pero hacerlo con tacto es indispensable.