Una boda a -9 grados bajo cero ¿Te atreves?

/ Blog, Detalles/ No hay comentarios

Si bien es cierto que la mayoría de las mujeres soñamos con casarnos, no todas queremos una boda 100 por ciento tradicional. El vivo ejemplo fue un matrimonio que se realizó en Enero de este 2018 en Greenwood, Maine, Estados Unidos. Te contamos todos los detalles para que tomes idea.

Foto principal: Cortesía. Los novios Evan y Emily luego del primer beso. A la derecha las damas de honor y hermanas de la novia, Jenna y Rebecca.

Los novios, Emily y Evan, son amantes del esquí, por lo que decidieron realizar una ceremonia sobre hielo. Alrededor de 150 invitados asistieron ese día, y bajo un clima de -9 grados acompañaron a la pareja, quienes fueron unidos por la tía de Emily.

Según nos contó Marión, una de las invitadas, la ceremonia duró poco tiempo, debido a que luego de esto, los invitados tuvieron la oportunidad de utilizar las instalaciones del Abraham Ski Club para esquiar libremente.

Foto: Cortesía. Vista desde detrás del altar y de la ministra, Donna, tía de la novia

“Fue una boda fuera de lo común porque como era obvio todos estábamos con trajes de sky, luego del tiempo libre, los novios y los familiares cercanos hicieron un cambio de ropa”, contó Marión.

¿Y la comida y el pastel?

Esta parte también se mantuvo fuera de lo tradicional. La comida fue típica de la zona norte de Estados Unidos (de donde son oriundos los esposos), lo que llaman “Confort food”; que básicamente son unos macarrones con queso, pavo, res asada y puré de papas. Además subida la noche colocaron una estación de “Garbage Plates”  que es una combinación de varios platos: patata asada, papas fritas, baked beans, o ensalada de macarrones.

Foto: Cortesía- Cabe acotar que este evento estaba reservado desde hace dos años. Así que si te animas a hacer una boda como ésta, toma en cuenta que tendrás que esperar ese tiempo como mínimo debido a la alta demanda en el lugar.

El pastel fue “simbólico” y tenía encima una figura de una pareja esquiando que le dio un toque divertido a la boda. Para compartir, repartieron a sus invitados cupcakes de Georgetown, famosos en Boston.