Todo lo que debe saber una novia premamá

/ Blog/ No hay comentarios

Organizar una boda puede generarte mucho estrés, pero imagina que te toque hacerlo en pleno embarazo. No tiene porqué ser complicado si conoces y estudias bien cada detalle de tu boda; desde el vestido, la sesión de fotos, hasta el menú de tu recepción.

La mayoría de las personas acuden a un Wedding Planner para de cierta manera “quitarse un peso de encima”. Sin embargo, hoy te damos algunos tips para que la planificación de tu matrimonio no sea nada complicado.

Planificación: Este punto es muy importante. Por obvias razones debes escoger una fecha que no esté tan cerca del nacimiento de tu hijo. Mejor estar completamente segura de que no llegará por sorpresa en plena ceremonia.

Celebración: pese a que consigas algún organizador de bodas, la preparación de la misma toma mucho tiempo, por lo que muchas mujeres que ya pasaron por este proceso aconsejan realizar una boda íntima. Sabemos que mientras más grande es el evento, más tiempo y dedicación requiere.

Vestido: Si es difícil escoger un vestido normalmente, seguro piensas que embarazada lo es mucho más. Sin embargo ten en cuenta que es el mejor momento de tu vida, debes mostrarlo con orgullo y lucir espectacular. Existen miles de modelos que se acoplarán a tus peticiones. Mandar a diseñarlo, también es buena opción.

El menú: Puedes optar por un menú personal, algo solo para ti. Y que los invitados disfruten de la variedad. El cuidado de la salud importa mucho más en este momento.

Cero alcohol: Ya que no puedes tomar bebidas alcohólicas, podrías inventarte un punto donde los cócteles sean sin alcohol, así también los más pequeños podrán disfrutar de eso.

Zapatos: En la comodidad está la dicha. Si eres de las mujeres que no se permitirá ir sin tacones a la boda, está bien, pero sé precavida. Lleva un par de zapatos cómodos para que los utilices el resto de la noche. Y ¡a disfrutar!.