Diferencia entre boda vintage y rustica

/ Temas/ No hay comentarios

¡Boda vintage, Rustica? ¿Qué son? ¿Cuáles es la diferencia entre una y otra? ¿Por qué se ha convertido en una tendencia  en decoración de bodas? Estas y otras preguntas tienen respuesta en este artículo que hemos hecho en Arma tú Boda para nuestras novias.

Cada vez son más las parejas de novios que se sienten atraídas en realizar una boda íntima, romántica y sencilla, que sea capaz de crear un bello recuerdo que perdure en la memoria de sus invitados. Para lograr este objetivo muchas parejas han optado en realizar una celebración donde todo gire alrededor de la inspiración de un tema. Las opciones son múltiples, aunque los estilos vintage y rustico han sido la tendencia en los últimos años.

Ahora bien, ¿Qué es una boda vintage, y en qué se diferencia de la rustica?

La  boda vintage parecen similares a la rústica, la diferencia es que la decoración y los detalles son muy diferentes. Mientras una utiliza elementos antiguos como centro de atención, la otra usa la mayor cantidad posible de los recursos naturales para su embellecimiento.

El término vintage proviene del francés Vingt (veinte) y age (años), que se utiliza para referirse a objetos, accesorios y prendas provenientes de los años 20, sin embargo, en la actualidad dicha palabra ha sido utilizada para identificar un objeto de calidad que sobrepase los 20 años de antigüedad.

El concepto vintage ha llegado a ser una opción de decoración a la hora de celebrar una boda.  Este estilo se caracteriza por jugar con elementos clásicos, desgastados, con suaves colores y algunos toques de modernidad.

Al igual que la boda vintage, la rustica es un estilo que ha llegado a ser una tendencia no sólo en el mundo de la moda sino también en la decoración y en los enlaces matrimoniales.

Las bodas rústicas, teniendo un significado de naturaleza, conllevan sumergirse a un mundo completamente natural, donde todos los elementos de la atmósfera se conjugan para crear un entorno completamente romántico y puro que, dejando a un lado la sofisticación, evoca la tranquilidad y la pureza de lo natural.

Al ser un estilo muy libre, no se rige completamente de parámetros específicos, permitiendo aportar gran cantidad de ideas que reflejen no sólo la esencia de los novios sino también la esencia de un espacio abierto rodeado de flores, aire y vida verde.

 

Lugar. Lo ideal para las bodas vintage es celebrarla en un escenario al aire libre. Un jardín o parque es una excelente opción. En caso de optar por un lugar cerrado, se debe lograr que la decoración sea lo más antigua posible. Mientras que el espacio perfecto para una boda rustica es una finca o un espacio familiar en el campo. Foto: Thiago da Cunha.

 

Elementos principales. La decoración con vintage se caracteriza por jugar con elementos viejos, desgastados, con suaves colores y algunos toques de modernidad. En cambio el elemento central de una boda rustica es la madera con terminación áspera. Este elemento tierra se  puede combinar con vajilla de barro, jarrones antiguos, cesta de mimbre, latas, lámpara de gas, etc. Foto: Thiago da Cunha.

 

Flores. La peonia es la flor de las bodas vintage por ser una de las más románticas. También se pueden usar  las rosas, margaritas, hortensias, gardenias y garberas.  En cambio las flores silvestres como la margarita, lavanda, paniculata, amapola e incluso el girasol son capaz de transforman cualquier espacio en un entorno natural único. Foto: Thiago da Cunha.

 

Iluminación. Para ambos estilo funciona bien la iluminación de vela.  Si utilizas luz eléctrica, esta debe ser amarilla o color ámbar, pero jamás una luz blanca. Otras alternativas son candelabros, lámparas de chandeliere o farolitos para embellecer la ceremonia con este toque delicado de antaño y romántico. Foto: Thiago da Cunha.

 

 

Colores. Para el gusto los colores. Una boda vintage se caracteriza utilizar colores pastales que evoque el romanticismo. Mientas que una rustica, que trata de hacer contrastantes entre los colores ocre y los vivos como el rojo, naranja, amarillos, etc. Foto: Thiago da Cunha.

 

 

 

Leave A Comment