/ Fotos y Videos/ No hay comentarios

“Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado viendo muchas lunas pasar, mas otras apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza a uno de nuestros amigos…”, dice esta novia. Así comienza el vídeo más especial de la vida de Marian, y su pareja, Toni. 

Marian, la gran protagonista, llegó al corazón de cada uno de los invitados y de su propio marido con este discurso de lo más emotivo que refleja de la manera más sincera el recorrido de sus vidas y el camino que les queda por hacer juntos. Recuerda en él a sus padres, que le mostraron el camino a seguir; a sus hermanos, con quienes compartió su vida; y a sus amigos, aquellos que no sabía que se cruzarían en su camino, amigos del alma: “Son sinceros, son verdaderos, saben cuándo no estamos bien, saben lo que nos hace felices. Y, a veces, uno de nuestros amigos del alma estalla en nuestro corazón, y entonces es llamado ‘un amigo enamorado‘. Ése da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies, cosquillitas a nuestro estómago…”, narra.

No olvida a los que estuvieron por un tiempo, a los que están lejos o a los que ya no están pero siguen presentes de alguna manera. A aquellos que siempre lucharon por sacar una sonrisa y a aquellos que siempre estaban cuando se les necesitaba. Y es que, el árbol de Marian, al igual que cada uno de los nuestros, está lleno de hojas que siempre nos acompañan, incluso cuando el viento sopla.

La novia termina su emotivo discurso con los deseos más profundos: “Te deseo hoja de mi árbol: paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única, siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá de los que se llevaron mucho, pero no habrá de los que no dejaron nada. Ésta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad“.

 

 

Fuente: Zankyou

 

 

Leave A Comment