Kit básico para bodas de verano

/ Invitaciones y Souvenir/ No hay comentarios

El verano es muy buena época para casarse y las opciones son mayores o menos arriesgadas en cuanto a meteorología se refiere. Una boda en el exterior tiene sus ventajas y hay muchas razones por las que celebrar tu boda al aire libre.

Da igual que se trate de una ceremonia civil o religiosa para elegir el lugar del banquete. En el primer caso, lo más fácil es celebrarlo todo en el mismo espacio para comodidad de todos los invitados y además hay muchas formas de personalizar todo a gusto de los novios. Las ceremonias religiosas también pueden hacerse al aire libre pero siempre y cuando la persona que organicen tu enlace esté dispuesta a trasladarse allí.

Sin embargo, a pesar de las grandes ventajas que tienen las bodas al aire libre, hay que ser precavidas y preparar un buen kit de supervivencia que puede ser muy útil para este tipo de bodas y que incluirá lo siguiente:

 

Cubretacones

Las tapas para los tacones altos se han convertido en un básico en las bodas al aire libre. Cada vez son más las chicas que incluyen este detalle pensando en sus invitadas pero como nadie te asegura que va a ser así, siempre puedes llevar las tuyas si no quieres hundirte cada vez que des un paso. Hay diferentes grosores en función de lo ancho que sea el tacón pero no valen para los tacos anchos, sino más bien para los de aguja o tacón medio.

 

 

 

Loción anti y post-picaduras

Hay personas muy propensas a las picaduras de los insectos y en una boda al exterior es muy habitual que nos pique un bichito que puede dejarnos incómodas para el resto del día. Así es que, si eres de las que tienen una sangre tan dulce que enamora a los mosquitos, será mejor que te lleves una pomada para las picaduras porque lo de echarte loción antimosquitos no es muy adecuado para una boda por el olor que vas a ir dejando.

 

Protección solar y gafas

Lo mismo puede ocurrirte con el sol si tienes la piel delicada y más si aún no te has expuesto a los rayos solares porque es primavera o principios de verano. Una quemadura solar en tu preciosa espalda al aire libre puede jugarte una mala pasada. Es mejor que te la apliques antes de vestirte pero lleva un bote pequeño de repuesto o uno de muestra que no ocupan mucho para repetir la aplicación cada dos o tres horas.

 También puedes llevar unas gafas de sol o colocarte las que te regalen en la boda, porque ya hay muchas novias que deciden dejar este detalle para sus invitados.

 

 

Chaqueta para última hora

Por mucho calor que haga cuando salgas de casa, recuerda que si la boda es en un lugar próximo al mar, en la misma playa, es muy probable que refresque cuando se ponga el sol y necesites algo para taparte al menos durante la cena, porque después con el baile entrarás en calor de nuevo. Lo mejor es que te cures en salud y eches una chaquetita por si las moscas.

 

Tiritas y chanclas

No hay nada más incómodo que una ampolla en el pie por el roce de los zapatos o un corte con algo del suelo por llevar sandalias abiertas. En este caso, nada más socorrido que unas discretas tiritas, de esas transparentes, o un parche para evitar el daño producido y seguir disfrutando de la fiesta.

Y, si aún así, no soportas más tus taconazos, qué mejor que airear tus pies con unas chanclas monas o unas bailarinas. Aunque cada vez vemos más el calzado de cambio para las chicas en las bodas, ante la duda, llévalas tú.

 

Set de belleza

No solo un día de mucho calor puede estropearnos el maquillaje o el peinado sino también un momento de viento fuerte. No cuesta nada meter un peine pequeño en el bolso, unos pinchos por si necesitas recolocar tu tocado y una barra de bálsamo para evitar los labios secos y agrietados.

Leave A Comment