Consejos para que no te arruinen tu despedida de soltera/o

/ Despedida de Solteras/ No hay comentarios

Se acercan las bodas. De hecho, los preparativos llevan en marcha desde el año pasado, cuando tú y tu media naranja decidieron unir sus vidas en matrimonio. Sin embargo, mientras todo esto se desarrolla de alguna u otra forma, tus amigos o amigas llevarán un tiempo dándole vueltas a tu despedida de soltero/a, un evento único para el que se han estado preparado desde tu más tierna infancia. Y aunque la organización depende de estas personas, no está de más poner una serie de normas para evitar dramas.

 

Elige tú a los organizadores

Entre tus amigos o amigas, es prácticamente obligatoria la existencia de algún fiestero con cierta propensión al desfase con cobertura tradicional. Por ello, debes alejar los mandos del barco de ese/a personaje y asegurarte de que la organización sigue una dirección o está abierta a debate. Las imposiciones que se sustentan en argumentos anticuados no son de buen gusto para nadie.

Escoge un día adecuado

En realidad, el día adecuado nunca es antes de la boda. Jamás. Las series de televisión y las películas nos han enseñado que una despedida previa a la boda ha tambaleado los cimientos de cualquier relación, probablemente por la ausencia de uno de los dos. Además, seamos realistas: ¿cuánto te duran las resacas desde que cumpliste los 25? Ya no eres esa persona atlética que podía beber, hacer deporte y aprobar un examen en el mismo día. Como millennial que eres, y como tal rozas o estás en la treintena, tu cuerpo y cerebro no saben lidiar así como así como una borrachera. No querrás acudir a tu boda con cara de cadáver. Así pues, celebra la despedida semanas antes y preséntate “fresco y lozano” en tu gran día.

 

Solo invitados

Queda muy feo invitar a alguien a una despedida de soltero/a y luego dejarle con las ganas de asistir a tu boda. No cometas ese error y céntrate en los asistentes. Los que no vayan a acudir a tu boda no son importantes, por lo que tampoco pintan nada en tu despedida. 

Cuidado con mezclar grupos

Todas las personas tienen varios grupos de amigos y las despedidas de soltero son momentos en los que se invita a todos ellos de golpe. Aunque podría estar bien, también podría salir mal, sobre todo si se incluye a miembros de tu familia. ¿Y si salen temas escabrosos? ¿Y si salen a la luz malas historias entre grupos? Podría ser una hecatombe. Por ello, te invitamos a mezclar solo si lo consideras oportuno. Si no lo haces, mejor.

 

 

Impone tus gustos

Siempre se ha dicho que las despedidas son para los amigos y no para la persona que se casa, pero es falso. El/La que termina su soltería eres tú y tienes todo el derecho del mundo a elegir. Por tanto, antes de encargar la misión de preparar tu despedida, pon una serie de normas sobre la mesa para evitar broncas innecesarias. Ello implica la presencia o ausencia de strippers o boys, el alcohol, las situaciones que te harían o no te harían sentir incómodo, los lugares que podrías soportar y todo lo que se te ocurra. Si fallan a tu palabra, tienes derecho a enfadarte.

¡Ojo con el alcohol!

Ya eres mayorcito/a y sabes perfectamente lo que tienes que hacer. De hecho, un poco de desenfreno no viene mal, sobre todo en un día tan especial. Aun así, una despedida de soltero/a no es sinónimo de borrachera. Puede darse, pero no es obligatorio y no hace falta agobiarse por no ir tocado. Puedes hacer actividades o ir a cenar sin que te rompan las vestiduras. Si vas a una casa rural o a salir de fiesta, es posible que incremente el estado etílico del personal. Un evento como este saca el lado más animal de muchas personas.

 

No gastes demasiado

La despedida corre a cargo de tus amigos y amigas, por lo que tú no tendrás que gastarte un céntimo (no estaría de más invitar a una ronda). Sin embargo, deja claro que no buscas una despedida demasiado costosa y que te conformas con cualquier cosa, aunque por dentro reces para que te lleve de viahe. Ellos/as terminarán haciendo lo que quieran, pero tú al menos habrás avisado y quedarás bien.

Lo que pasa en la despedida se queda en la despedida

Sabemos que eres buena/o y que no pasará nada raro en la despedida, pero seguro que hay fotos subidas de tono, ya sea por el alcohol o por la posible contratación de un/a stripper, que no deben ver la luz, sobre todo en redes sociales. La propensión actual de compartir absolutamente todo por Internet es un error que a veces nos puede jugar malas pasadas. Muchas relaciones se han acabado por culpa de las redes sociales y muchas veces por malinterpretación de comentarios o fotografías. ¡Mucho cuidado!

Fiesta conjunta

Parece una locura mezclar las despedidas de la pareja, pero es una buena forma de ahorrarse malos rollos. Aunque mezclar no es siempre una buena idea, en este caso no habrá líos de parejas, malas interpretaciones y quizá aumente el nivel de diversión. Además, un evento de estas características resulta más moderno y supone una evolución respecto a las fiestas del pasado. En una fiesta conjunta, todo parece más lícito aunque en principio ya lo sea.

Lo más importante: ¡buen rato!

Deja claro que el objetivo es pasarlo bien y dejar las tonterías a un lado por una noche, sobre todo si hay disgusto entre algunos asistentes. También deja claro que no buscas opiniones sobre tu vida, por lo que no vale esa frase recurrente que vemos en muchas despedidas reales y ficcionadas: “¿estás seguro de lo que haces?”. Lo estás, por eso has empezado a organizar la boda, has pagado a los del catering y ya has empezado la “operación vestido/chaqué”.

 

Fuente: Zankyou

Leave A Comment