Ocho cosas que debes saber si eres dama de honor

/ Damas/ No hay comentarios

Puede que gastes un poquito más que otras invitadas 

No podrás reciclar el vestido y zapatos que has llevado a otras bodas porque todo el look es completamente nuevo y casi siempre sale del bolsillo de la dama de honor. Además tendrás que invertir mucho tiempo y energía en la organización de los preparativos, viajar con la novia si es necesario y tomar parte activa en la organización de la despedida de soltera.

Foto de Alejandro Nuñez.

 

El fotógrafo te pedirá que posas una vez, dos, tres y mil veces

Eres parte de la comitiva que acompaña a la novia, tu papel es fundamental. Prepara tu mejor pose y sonríe, sonríe mucho, porque esas fotos pasarán a la posteridad. Los novios son los protagonistas, pero también quieren que sus personas más allegadas estén presentes en los momentos más emocionantes del gran día.

 

Lleva maquillaje waterproof

Ten por seguro que se te escapará una lagrimita. No eres dama de honor porque sí, la persona que se casa es tan especial para ti como tú para ella. Apuesta por bases, correctores y máscara resistentes al agua y no te olvides de llevarlos contigo a todas partes. Si vas a acompañar a la novia mientras se viste (una de las tareas clave de las damas de honor), estate lista porque es probable que las lágrimas empiecen antes de lo que esperabas.

Foto de Alejandro Nuñez.

 

Prepárate para los emails y DM

Y de mensajes en grupos de Whatsapp: uno con las damas de honor y la novia, otro al margen de la novia, otro con la madre de la novia, otro con las invitadas a la despedida de soltera. Y suma y sigue… También tendrás que liderar con las redes sociales como Pinterest, los calendarios y documentos de Google Drive e incluso puede que te conviertas en bloguera oficial o tengas que actualizar la página web de los novios.

 

Ser dama de honor es un ensayo de tu propia boda

Una dama de honor es la mano derecha de la novia y aunque al final no acabarás dando el ‘sí quiero’ al amor de tu vida, sí que vivirás tu propio mini ensayo de boda,especialmente si la novia te involucra desde el principio en la organización buscando proveedores, acompañándola a las pruebas del vestido, probando el catering o haciendo proyectos “Do it yourself” DIY.

 

Trabaja en equipo

A veces te toca ser dama de honor con otras mujeres que casi no conoces de nada, o lo que es peor, que se conocen entre ellas y tú eres la única outsider. En estos casos es importante tener en cuenta que las necesidades de la novia son lo primero: trabaja en equipo, comunícate con las demás y no tomes ninguna decisión sin consultar con las otras.

Foto de Alejandro Nuñez.

 

Mantén tu papel hasta el final

No sólo vas a acompañar a la novia al altar y posar en las fotos: la fiesta es igual de importante. Tendrás que ayudarla durante la recepción y el baile si por ejemplo necesita ir al baño o va a cambiarse de vestido y ejercerás el papel de animadora oficial frente al resto de invitados. Baila sin parar, visita todas las mesas, presenta entre sí a gente que no se conozca, etc.

 

Foto de Alejandro Nuñez.

 

 

Como mucho y bebe poco alcohol

El mismo día de la boda, empieza con un desayuno potente que te ayude a sobrevivir a una jornada larga, intensa y en la que no siempre tienes tiempo para pararte a tomar un snack. Según vayan pasando las horas, corta con el alcohol: te salvará de tener algún desencuentro con la novia y sobre todo de dejarla desatendida si te necesita.

Leave A Comment