Las ‘bridal party’ son las nuevas despedidas de soltera y te contamos en qué consisten

/ Blog/ No hay comentarios

La influencia de Estados Unidos es más fuerte de lo que crees. Afecta a todos los ámbitos de la vida y también al de las bodas (¿de dónde te crees que vienen las damas de honor?). En esta ocasión, vamos a hablarte de las bridal party o bridal shower, unas fiestas muy especiales que se organizan antes de la boda. Estas han surgido tras la excesiva vulgarización de las despedidas de soltera, llena de clichés y no siempre de buen gusto. En este caso, tendrás una reunión tranquila, pero también divertida (recuerda la bridal party de Phoebe en Friends). ¡Sigue leyendo!

 

1. ¿Quiénes deben ser las invitadas?

A excepción de las despedidas de soltera, que, además de incluir a tus mejores amigas, también trae consigo a un puñado de personas por compromiso, la bridal party suele requerir la presencia de las damas de honor y, quizá, de alguna amiga íntima más. Esto ocurre en tierras americanas, pero como aquí es nuevo el concepto, la novia debe invitar a quien quiera, sin olvidar que el desfase de una despedida al uso no sería bienvenido. ¿De verdad esa amiga destroyer es buena opción? Mensaje para la afortunada: tú misma.

2. Un lugar original

Hay bares y restaurantes  que quizá no merezcan su presencia en este día. La idea es que el ambiente sea encantador, con la decoración acorde y un toque de sofisticación. Romántico, vaya. Te recomendamos un espacio al aire libre en absoluta intimidad, una de esas casas rurales ornamentadas modo rural chic.

 

3. Temáticas

Aunque hay gustos para todo, no tiene por qué ser una temática inscrita en un universo de fantasía, tal y como hemos visto en muchas bodas. Se puede respetar un código de color o una ambientación original, como vintage, medieval o británica, sin excederse. La historia es que sea bonito más que caricaturesco, aunque, como decimos, hay gustos para todo. ¡Piensa en tu amiga ante todo! Los detalles son lo más importante.

 

4. ¡La fecha!

No metas la pata. Intenta averiguar cómo van los preparativos de la boda y elige un día que no reviente todos los planes de la misma. Dos-tres meses antes está bien, aunque hay personas que, en un ataque de locura u originalidad, deciden organizarla un día antes. Como decimos, asegúrate de que la organización va sobre ruedas y, si eso, arriésgate a hacerlo cerca del gran día.

 

5. El menú

La comida es importante y no tanto por el fondo como por la forma. Lo ideal sería un buffet con aperitivos que dependerán de la hora y del estilo de la celebración. A veces se recurre al concepto de cafetería moderna que tanto triunfa en los espacios bohemios (pasteles, cupcakes, té, chocolate, cookies…), ya sea de dulces o en un entorno de brunch. En otras ocasiones, se recurre a la disposición de alimentos típicos de una zona, como las degustaciones de quesos con diferentes vinos.

 

6. Música cool

No debería ser la protagonista, pero la música siempre viene bien para amenizar cualquier velada. Jazz suave, bluespop… Algo que no acelere pero que tampoco aburra, por lo que están prohibidos el house y los cantos gregorianos.

 

7. Juegos

Cualquier actividad es bienvenida siempre y cuando respete el estilo de la fiesta. Recuerda que siempre puedes recurrir a una despedida de soltera y desparramar, pero este no es el caso, así que intenta que los juegos no se salgan de madre. En este sentido, puedes organizar pequeños talleres o juegos divertidos que les permitan pasar un buen rato. ¿Curso express de automaquillaje?

8. Regalos para ellas

Tanto las organizadoras principales como las novias pueden regalar un detalle al resto de invitadas. Con la intención de huir de los ornamentos obscenos que triunfan en las despedidas de toda la vida (sabemos que tienen su lado divertido), lo ideal sería regalar algo que sirva como decoración para siempre, como un kit de semillas, unas velas, unas tazas con mensaje o unas tarjetas personalizadas, Recuerda: debe ser bonito, útil y muy personal.

 

Fuente:Zankyou