Una boda a 120 metros de altura

/ Blog/ No hay comentarios

El desierto de Moab, en Utah, sobre una malla colgada a 120 metros de altura, fue el lugar de la boda “a todo riesgo” que vivió una pareja de “aventureros”. Este sitio representó para ellos confianza, amor propio y amor por la vida, además fue el lugar donde Ryan y Kim se conocieron.

Sobre la red solo estuvieron los novios, dos testigos y la persona que ofició la ceremonia. Mientras a lo lejos los demás invitados, incluyendo las damas de honor, fueron testigos del enlace matrimonial en la que sin duda estos novios pudieron enlazar la aventura con el amor.

Asimismo vivieron también una anécdota que casi les cuesta quedarse sin anillos. Resulta que cuando llegó el momento de que el padrino entregara los anillos, quizás de los nervios por la altura, se le cayeron a la malla; pero solo fue un susto puesto que la misma era tan consistente que no pasaron de ahí.

Las imágenes, publicadas en sus respectivas cuentas de Instagram, le han dado la vuelta al mundo; desde finales de 2017 cuando se celebró la boda. Cabe destacar que ambos practican el deporte de riesgo Highline, o línea alta en español. Y tú qué dices ¿te atreverías a hacer tu boda en las alturas?.