ArmaMiBoda.com

Velos para novia ¿cuál prefieres?

¿Llevar velo o no? es la interrogante luego de decidirte por tu vestido de novia; si tu decisión es sí, esta guía de velos te ayudarán a elegir el indicado para tu día especial. En esta nota te daremos a conocer cuántos tipos existen, sus principales características y las diferencias entre ellos.

Existen infinidad de telas con las que se puede confeccionar un velo –chantillí, blonda, gasa, organza, tul…– y cada una tiene diferentes texturas y grosores. También son variados los ornamentos que pueden llevar: encajes, bordados, pedrería, abalorios, perlas, puntillas… O, incluso, pueden estar tintados en colores suaves, como el rosa palo, el azul pastel o el verde mint.

Asimismo, pueden ser de una capa (que, como su propio nombre indica, constan de una única capa de tela), o de dos o más. En este caso, una de ellas –generalmente la más corta– se desliza por el rostro de la novia, mientras que la otra u otras caerán por su espalda.

Velos cortos

Ruso o francés: nace en la parte superior de la cabeza y cae por el rostro cubriendo únicamente los ojos y llegando hasta la altura de la nariz. Ideal para novias vanguardistas y estilosas que apuestan por un vestido de novia vintage o de líneas sencillas pero sumamente elegantes. Favorece especialmente a las mujeres de rostro redondo.

Foto: Pinterest

Blusher: Un velo de tul con mucho volumen que cubre la cabeza de la novia tanto por delante como por detrás y llega a la altura de los hombros, justo por debajo de la barbilla. Sienta muy bien a los rostros delgados.

Foto: Pinterest

Corto: El velo, de una sola capa, cae por detrás hasta la altura de los omoplatos. Queda bien sea cuál sea la forma del rostro, excepto si este es demasiado alargado.

Foto: Pinterest

Electrizado: Una variante del velo corto, pero compuesta por varias capas de tul. Para las novias más descaradas y joviales que no tienen miedo a llamar la atención y que, incluso, se atreven a llevar diseños desenfadados, como vestidos de novia cortos.

Foto: Pinterest

Velos Medianos

Fuente o capa: Sujeto en la coronilla, cae por delante y por detrás, siendo más corto por la parte frontal que por la espalda. En la caída, el velo se abre hacia los lados en el rostro hasta llegar a la cintura. De efecto ondulado, es ideal para lucir con creaciones tradicionales: desde un vestido de novia de corte princesa hasta uno con un precioso escote corazón o barco, por ejemplo. Sin duda, un velo perfecto para rostros cuadrados, debido a que el fruncido aporta volumen y suaviza estos rasgos.

Foto: Pinterest

Hasta los dedos o fingertip: Es muy similar al elbow, pero llega hasta la altura de medio muslo, justo donde quedan los dedos de la mano con los brazos en reposo. Resulta especialmente favorecedor.

Foto: Pinterest

Mantilla: La mantilla se sujeta en la parte superior de la cabeza, normalmente con una peineta, y cae por los hombros enmarcando el rostro de la novia hasta, como mínimo, la altura del codo. Realizada en encaje y puntilla, es ideal para novias con el rostro redondo o las mejillas bastante prominentes, ya que reduce el rostro haciéndolo parecer más delgado.

Foto: Pinterest

Velos Largos

Capilla: Uno de los velos más formales. Si es de dos capas, la primera cubrirá el rostro de la novia, mientras que la posterior acariciará el suelo sobrepasando únicamente 10 centímetros la longitud del vestido. Este velo, que puede reemplazar a una cola, sienta bien a los rostros cuadrados y redondos, aunque no a las mujeres de espalda ancha pues enfatiza todavía más el efecto.

Foto: Pinterest

Catedral: Uno de los más elegantes y usados. Como el velo capilla, puede constar de una o dos capas. La diferencia, en este caso, es que se extiende hasta el suelo sobrepasando la cola del vestido y alcanzando, como mínimo, los dos metros y medio de largura total. Es un clásico que nunca pasa de moda y que, seguro, verás acompañando a muchos vestidos de novia 2019. Además este tipo de velo no discrimina, favorece a todo tipo de mujer.

Foto: Pinterest

Real: Su longitud parte de los tres metros hasta, generalmente, los seis metros. ¡Espectacular! Puedes atreverte con él incluso si no tienes mucha estatura y sin importar la forma de tu rostro. Al contrario: ten en cuenta que los velos de novia cortos no favorecen a las bajitas. No obstante, suele reservarse únicamente para enlaces de reinas y princesas.

Foto: Pinterest

Información de Bodas.net

Dubraska Suarez