Cómo elegir el lugar para una boda “pequeña”

/ Blog, Planificación/ No hay comentarios

Existen miles de lugares que puedes elegir para realizar un boda íntima. Aunque parece ser una tarea difícil las bodas íntimas se pueden celebrar en lugares más pequeños y acogedores y ser igual de imponentes que una boda de gran magnitud. Por eso te taremos algunos tips para que sepas cómo elegir tu lugar ideal.

Las opciones para organizar una boda pequeña son muchas: Un salón de fiestas pequeño, un jardín, una terraza con vista a la ciudad, en la playa, un restaurant, un parque, y hasta el living de tu casa; para decidir solo debes tener en cuenta un punto muy importante, el presupuesto.

Si tu presupuesto es muy ajustado, puedes alquilar un lugar al mediodía y organizar un almuerzo. No solo será más barato sino que ahorrarás en alcohol y que la gente toma menos durante el día. Otra buena idea es organizar una boda brunch.

Organizarte también pensando en cuáles son las actividades que deseas realizar el día de tu boda, pueden ayudarte aun más en esta decisión. Sin embargo lo importante es que a fin de cuentas te asegures que el lugar tenga suficiente espacio para las actividades que planeas.

Ideas

¿Qué te parece casarte en el restaurante donde fue tu primera cita? Apartar el restaurante donde cenaron por primera vez es una idea muy significativa para celebrar tu boda íntima, pequeña y sencilla.

¡Celebra la boda en el jardín de tu casa! No solo tendrás una boda al aire libre (Que son preciosísimas) y sumamente acogedora, sino que te ahorras el gasto del alquiler de un salón. Decora con luces, una mesa larga con flores (muchas flores), y velas, y verás cómo tu jardín se transforma por completo.

Asimismo te puede ayudar seguir estos sencillos pasos:

Paso 1. Ubicación

Situación geográfica y accesibilidad: aunque muchas parejas escogen un lugar de celebración cercano a su lugar de residencia, otros deciden hacer las maletas y probar suerte en distintos parajes de la geografía nacional e internacional. En cualquier caso, la situación geográfica debe tener fácil acceso para que puedan acudir sus invitados sin problemas. Para ello, facilita las distintas formas de llegar, teniendo en cuenta todos los medios de transporte posibles, y proporciona vehículos para desplazamientos multitudinarios.

Distancia con la ceremonia: intenta que la ceremonia y el lugar de celebración no estén a demasiada distancia. De hecho, puedes aprovechar y buscar un espacio que incluya capilla, si vas a celebrar una boda religiosa, u otro que permita organizar matrimonios civiles. Si prefieres separar lugares, incluye formas de desplazamiento e indicaciones sencillas para no obligar a los invitados a hacer un esfuerzo extra.

Distancia con hoteles cercanos: siempre habrá invitados que necesiten un lugar para dormir, ya que muchos vienen de fuera y otros tantos querrán disfrutar sin pensar en responsabilidades. Para ello, contacta con los alojamientos cercanos e intenta negociar algún precio especial. El hotel de recién casados puede ser buena opción.

Paso 2. Infraestructura

Superficie total: ¿Cómo es el lugar? ¿Cuántos metros tiene? ¿Cuántos salones? ¿Cuenta con jardín? Haste todas estas preguntas y averigua qué quieres realmente. No pagues de más si no buscas excesiva parafernalia, pero informate bien si la idea es aprovechar al máximo. Así, el espacio en términos matemáticos es clave para saber qué puedes organizar.

Zonas exteriores e interiores: los diferentes salones pueden ayudarlos a ubicar distintos momentos de la boda, desde el aperitivo y el banquete hasta el gran baile. Quizá les sirva solo con uno de estos rincones o busques ser más original.

En cuanto a los jardines, es sabido que algunas bodas merecen un soplo de la naturaleza, sobre todo si se celebran en primavera y en verano. Independientemente de la estación, echa un vistazo a sus espacios abiertos y descubre si les interesa aprovecharlos.

Facilidad de acceso: teniendo en cuenta la multitud de presentes en una boda, infórmate sobre las formas de acceder a las diferentes estancias del lugar escogido. Las personas mayores, los invitados de movilidad reducida, los niños y los carritos de bebé no lo tienen tan fácil a la hora de acceder a algunos lugares. Las indicaciones también son clave para que nadie se pierda o confunda a lo largo del día.

Espacio para ceremonia: si decides casarte por la Iglesia, hay espacios con capillas, parroquias y lugares sagrados que puedes utilizar. Para las bodas civiles, existen salas, jardines y otros lugares destinados a ello. Comprueba que el enclave elegido contempla estas posibilidades.

Alternativas para el mal tiempo: la climatología puede arruinarte un día estupendo si no son precabidos. Busca un espacio que tenga alternativas en caso de cualquier incidencia. Con dos opciones disponibles, el miedo no se apoderará de ti.

Paso 3. Exclusividad

Celebración de más bodas: descubre si en tu espacio escogido se celebrarán una o varias a la vez. Es de vital importancia porque la organización de los lugares, con la disposición de salones y jardines, deberá estar muy clara para evitar distracciones.

Qué privacidad hay: en el caso de que compartas el espacio con otra celebraciones, asegurte de conocer los límites y si estos te proporcionan la privacidad adecuada. Elige su lugar de celebración en función de este aspecto, pues una boda debe ser íntima y no dar lugar a confusiones.

Exclusividad: ¿cuántas horas disponibles? todos los espacios de celebración tienen sus horarios, más si se organizan varias bodas en un mismo lugar. En este caso, tienes que saber de cuánto tiempo dispones, pues muchos lugares ponen límites de espacio y horas al no contar con suficiente terreno.

Paso 4. Número de invitados

Mínimo de invitados necesarios: muchos espacios permiten la celebración de todo tipo de bodas, por muy pequeñas o grandes que sean. Sin embargo, otros no aceptan bodas excesivamente recogidas, pues acostumbran a reunir a equis cantidades de personas. Ya que cada boda depende mucho de los invitados, pregunta el mínimo de estos permitido y valora si merece la pena ese lugar, pues nunca debes invitar a personas de más solo por rellenar.

Asimismo, también es importante saber cuánta capacidad tiene el lugar, pues hay bodas excesivamente multitudinarias que no pueden desarrollarse en cualquier lugar. Si esperas a un gran número de personas, o si tienes a otras cuantas en duda, mejor asegura y no elimines a gente por el espacio. Este debe adaptarse a tu boda.