ArmaMiBoda.com

Arras en la ceremonia nupcial

Una de las tradiciones más antiguas y por ende más usadas en la ceremonia eclesiástica, son las arras. Un ritual que los novios comparten en la boda por la iglesia y que simboliza la prosperidad de un matrimonio. Conoce cómo incluirlas en tu boda.

La primera pregunta que se hace la pareja que quiere este ritual en su boda es ¿en qué parte de la ceremonia aparecen?: Este ritual comúnmente se usa luego de la entrega de anillos, la persona que oficializa la boda da entrada al mismo con unas palabras de introducción que sirven para bendecir las monedas.

El novio las coge y las entrega a su esposa, quien las recibe con las dos manos abiertas mientras dice “yo las recibo”. A continuación es la novia quien entrega las arras a su esposo, sellando el compromiso nupcial de procurar la estabilidad económica de la pareja.

Ojo, no necesariamente se usan en la boda por la iglesia, hay quiénes las procuran para la ceremonia civil, y en este caso, son los mismos novios quienes dicen las palabras de introducción.

¿Quién las regala?

Tradicionalmente las arras son un regalo de la madrina del novio o se heredan de padres o abuelos, lo que añade un gran valor sentimental a este símbolo tan importante en la ceremonia nupcial.

¿Cómo se llevan hasta el altar?

Normalmente son los niños y niñas de la familia o los hijos de amigos íntimos los que lleven las arras al altar. Por lo general,suelen llevar las arras en pequeñas cestas o bandejas, peo también puedes optar por ponerlas en una cajita con flores secas, en un trozo de tronco hueco, en un falso nido… Cualquier idea que se les ocurra puede ser un portamonedas ideal.

¿Qué representan hoy en día?

El intercambio de las arras simboliza que en la unión como pareja actuarán como un equipo en materia económica, se cuidarán el uno al otro y lo compartirán todo. Son un símbolo de que el dinero no será un problema en la relación y que siempre habrá bienes comunes, por pequeños que sean.

¿Qué son y por qué son 13?

La tradición nos dice que son 13 monedas, 12 de oro y una de platino, todas del mismo tamaño. Las trece arras representan los bienes repartidos en los doce meses del año y una más –que antiguamente era de bronce– para compartir con los pobres. Otras teorías aseguran que la número 13, la de menos valor, significa que no todo van a ser alegrías y que también habrá que compartir dificultades.

Dubraska Suarez