ArmaMiBoda.com

Relájate, las bodas perfectas no existen

Ten en cuenta estos factores que pueden ocurrir el día de tu boda y puede cambiar tu percepción del día perfecto.

 

Llevas meses armando tu boda, semanas preparándote para tu gran día y, por supuesto, quieres que todo salga perfecto. Pero hay cosas que se escapan hasta de la mano de hasta la mejor wedding planer del mundo y, te guste o no, tienes que contar con ello.

Nuestro deseo es que todo salga de maravilla, pero por si acaso, ten en cuenta estos factores que pueden ocurrir el día de tu boda y puede cambiar tu percepción del día perfecto. Así que, abre tu mente… ¡y disfruta!

 

‘Dancing in the rain’

Si has decidido celebrar tu boda al aire libre porque te casas en primavera o en verano, busca un plan B. Afortunamente vivimos en una hermosa isla con un clima tropical muy impreciso. Por muy bueno que den las previsiones, la lluvia no siempre avisa, así que tenlo en cuenta. Puedes optar por poner toldos como solución alternativa y extenderlos si ves que empiezan a caer unas gotas. También puedes preparar un banquete B en una zona cubierta por si tienes que trasladar a tu invitados hacia otro lugar.

Laura Grier for Beautiful Day Photo

 

 

Mechones sueltos

Otra de las cosas que te pueden ocurrir durante la boda es que el recogido se te deshaga o que algunos mechones se vayan soltando a medida que pasan las horas. No te preocupes, antes de la boda elige a una amiga de confianza que sea tu ayudante particular y recurre a ella en esos momentos. Nada que no puedan solucionar unos pinchos.

 

 

 

Maquillaje (im)perfecto

Al igual que ocurre con el pelo, tu maquillaje se irá resintiendo a medida que saludes y beses a tus invitados… ¡y al novio! Por eso, delega a una de tus damas para que te ayude con toallitas absorbente de grasa y retoque tu labial cuando sea necesario.

 

 

Vestida para disfrutar

El vestido de novia para muchas novias es perfecto hasta que tiene que bailar. Se dan cuenta que la gran cola o el corte en A no es tan favorable para “bajar hasta abajo”. No queremos desanimarte pero puede ocurrir de todo con el traje (como también puede que no ocurra nada), desde que te tiren una copa, hasta que te pisen o que haya algún roto. Asesorate correctamente al comprar o alquilar tu vestido. Y si pasa algo con él durante la celebración… ¡olvidate de eso! Goza tu día y pídele a tu fotógrafo que le haga un arreglito donde crea que es necesario.

 

La luz perfecta… ¿existe?

Si cuando llegue el esperado momento de haceros las fotos para el álbum, la luz no es la que deseabas, han salido nubes o ha anochecido antes de lo esperado. No te preocupes y dale la vuelta a la situación. Unas fotos a contraluz o jugando con las sombras pueden conseguir que tu álbum sea diferente y con unas fotos de lo más especiales.

 

Menú a prueba de alergias

Seguramente no conoces todas las alergias e intolerancias de tus invitados, siempre pueden surgir improvistos de última hora con el marisco, los frutos secos o el pescado. Por eso, encarga en cocina que tengas un menú B que evite los alimentos alergénicos para aquellos que tiene alegría los arriba mencionados.

 

 

 

El juego de las sillas

Puede que llegado el momento falten sillas. Ten preparadas algunas de repuesto para el banquete por si hay un cambio de invitados a última hora y tampoco te olvides de la zona de baile para las personas mayores y para todo el que quiera hacer un pequeño descanso.

 

Recuerda, lo primero es que disfrutes con todos tus familiares y amigos. Es un día para ser feliz entre gente a la que quieres y que te quiere, un día en el que entre todos se van a reír y llorar. El resto de los detalles, son eso, detalles y no tendrán importancia siempre que tú no se la des.

dgfotografias