Historia de amor de una lectora de Armamiboda.com – Primera parte

/ Detalles/ No hay comentarios
Elsa es una de nuestras lectoras de Armamiboda.com, y ha querido compartir su historia de amor, compromiso y boda con todos los seguidores de esta revista Web.
Hoy vamos a compartir con ustedes la primera parte de su historia de amor.
Conocí a Daniel gracias a una amiga del trabajo, un día mi amiga celebraba su cumpleaños en su casa, haría una reunión sencilla. Yo casi no llego a esa reunión pues había salido tarde de trabajar, lo único que quería era llegar a mi casa y descansar, así que fui a la reunión en la peor facha: cansada, desmaquillada, despeinada y sin ganas de nada. Después de una hora en la reunión llego el primo de mi amiga; Daniel, ¡fue ahí fue donde nos conocimos!
Antes de ser novios salimos un par de veces durante casi dos años… por alguna u otra razón no estábamos interesados uno por el otro, mas bien NO ERA NUESTRO MOMENTO.
Dos años después, los dos decidimos salir formalmente; un día, me pregunto si quería ser su novia, NUNCA me había sentido tan asustada frente a un compromiso como aquella vez, le pedí que me dejara pensarlo; algo en mí sabía que si le decía que SI, no sería por un rato, sino para toda la vida. Al día siguiente él se iba de vacaciones, pensé toda la noche ¿POR QUE LE HABÍA DICHO QUE NO?  Las vacaciones de Daniel eran en una playa de México en la cual pasó un huracán ese fin de semana, se quedo varado y regreso días mas tarde de lo programado, cada día que pasaba yo moría por verlo por decirle que SI QUERÍA SER SU NOVIA. Por fin, llegó a mi casa, tocó el timbre, abrí la puerta, lo ví y confirme SI, SI ES ÉL! Si quiero ser tu novia!, le dije.
Antes de comprometernos, pasamos los mejores momentos conociéndonos, viajando, haciendo planes para vivir juntos, visitando departamentos en renta para vivir juntos, adoptamos a una perra maravillosa… en fin! Nada ha sido complicado NADA, juntos todo se disfruta más; mis mejores momentos los he pasado a su lado y sé que así será por siempre. También hemos pasado momentos incómodos, pero ninguno de esos momentos supera todos los buenos y grandes momentos juntos. He conocido la mejor versión de mí a su lado y yo le he mostrado su mejor versión.
Meses atrás planeamos un viaje a la nieve. Visitamos un lugar para esquiar, rentamos una cabaña hermosa en medio del bosque, yo no sabía que en ese momento ya había un anillo de compromiso esperándome, el ya había decido hacía meses, que fuera su compañera de vida. Después de pasar unos días en la nieve, hicimos una escala en una playa para pasar un día con su familia. Ese día, Daniel estaba muy interesado en que viéramos el atardecer,  nunca me había insistido tanto en ver un atardecer. Estábamos en la playa, cruzamos las rocas en las que pegaban las olas, la luz del atardecer alumbraba todo el mar… me detuve a disfrutar el momento y a tomar un par de fotos, él estaba pensativo viendo la puesta del sol, me abrazó por detrás mientras me preguntaba “¿cuantos atardeceres más crees que pasemos juntos?, y de pronto una caja pequeñita con un brillante hermoso, se me apareció de frente… mientras Daniel hacía otra pregunta; ¿quieres pasar el resto de los atardeceres conmigo?… el mundo se detuvo por unos segundos, era imposible pensar en nada mas que en ESE MOMENTO, no me lo podría creer… de repente, tome conciencia del momento, de lo que significaba ese anillo y me puse a llorar como NUNCA en mi vida había llorado, con el sentimiento mas grande que jamás había sentido… ESTABA COMPROMETIDA con el MEJOR HOMBRE que jamás había conocido.
 
 
Repetiría ese momento una y otra y otra y otra y otra vez!!!! Hasta el día de hoy, el momento más feliz de mi vida, de NUESTRAS vidas.