ArmaMiBoda.com

Cómo acertar con tu anillo de compromiso: la regla de las 4 C’s

Cuando pensamos en nuestra boda o hablamos de ella, sabemos que lo más importante, además de celebrar el gran día junto a los que más queremos, es pasar el resto de tu vida junto a esa persona. Lo mismo tiene que ocurrir con la joya que simboliza nuestra unión y nuestro amor.

Hay joyas para toda la vida y, en el caso del anillo de compromiso, además del diseño, la excelencia del diamante se convierte en el elemento protagonista. ¿Quieres saber qué características esenciales no debes pasar por alto? Atenta a estas sencillas guías de la clave de las 4 C’s.

Comencemos hablando del diamante, el mineral más duro que existe y que, como tal, sólo puede pulirse o tallarse con la ayuda de otro diamante. A partir de este proceso se consigue un abanico de resultados inmenso, que resumimos en 4 características principales, las 4 Cs.

  1. Corte

Indispensable para resaltar el brillo de la piedra preciosa, es el único elemento no innato y como tal, depende de la maestría del joyero conseguir las proporciones óptimas que harán que el diamante refleje su luz. Entre las tallas posibles que puedes encontrar, las más utilizadas en joyería son la brillante y la princesa.

El diamante en talla brillante es perfecto para lucir en clásicos como el icónico solitario, y adquiere un carácter diferente en función del engaste con el que se engarce la piedra.

El corte princesa es perfecto para el estilo Pavé, que da protagonismo al brazo de la sortija adornándolo con diamantes engastados en carril.

  1. Color

El color de diamantes determina enormemente su valor. A mayor blancura o transparencia, mejor será su claridad. Su escala se gradúa de la D a la Z de mayor a menor blancura.

  1. Claridad

La pureza del diamante se manifiesta en la apariencia de la piedra, que puede mostrar pequeños detalles como líquido y fracturas. Sí puedes visualizar la imagen de arriba, dependiendo de que tantas residuos tenga el diamante, menos puro es. Lo que se le asigna una sigla.

 

  1. Carat

El peso de los diamantes se mide en quilates. Se trata del “Carat”, con abreviatura ct y la equivalencia es 0.20 gr. Es muy importante no confundirlo con el quilataje del oro, que indica la proporción de oro puro en la aleación.

 

Los diamantes más grandes son más escasos, así que, su precio es superior sin una equivalencia proporcional, es decir, puedes encontrar un diamante del triple de tamaño que otro llegando a costar hasta siete veces más.

Ahora que ya sabes las características básicas de los diamantes, déjate seducir por todas las posibilidades que ofrecen. Las composiciones, engastes y combinaciones con diferentes metales son casi infinitas, ¿preparada para encontrar el anillo de tus sueños?

dgfotografias