ArmaMiBoda.com

La dieta de las novias

Llevas meses (¿años?) esperando este momento y nada puede estropearlo. La preparación para cualquier boda casi siempre incluye una dieta para estar perfecta ese día, bien para perder algo de peso o para estar en forma. Si se va acercando el gran acontecimiento y ya no te da tiempo a hacer nada, o bien tienes miedo de que no haya funcionado debidamente, aquí encontrarás soluciones a tu medida.

A continuación algunos tips para que tengas óptimos resultados:

1. Si se quiere hacer una dieta de adelgazamiento con un objetivo de perder libra, lo recomendable es comenzar entre 4 y 6 meses antes del evento, dependiendo de la cantidad d ejercicio y fuerza de voluntad de cada una.

2. Es un gran error intentar perder peso demasiado rápidamente porque tiene un gran efecto rebote (recuperamos más de lo que hemos perdido en un corto espacio).

3. No existen dietas destinadas a perder peso en zonas específicas. Cuando se adelgaza, se suele perder más grasa donde hay más acumulada, pero lo habitual es reducir en general. Si se buscan un área determinada (piernas, abdomen…) hay que incurrir a un tratamiento de estética localizada.

Una dieta para novias rezagadas

· Desayuno: una rebanada de pan integral con jamón York o pavo o queso fresco y una pieza de fruta (preferiblemente naranja, manzana, pera o piña).

· Comidas y cenas: hay que escoger siempre la combinación verduras + proteínas. Eso sí, las verduras deben ser las que menos azúcar contienen (espinacas, lechuga, espárragos, pepino o brócoli); también se pueden comer setas y champiñones. Los tomates es preferible comerlos en poca cantidad, alrededor de 3-4 tomatitos cherry para dar color a una ensalada. En cuanto a las proteínas, pueden ser pescado blanco, pollo, pavo y huevo.

· Snack de media mañana y merienda: una pieza de fruta o un yogur desnatado (o 0%) o 3-4 lonchas de jamón York o pavo más una infusión.

A pesar de que no hay dietas específicas por zonas, esta nutricionista sí que nos deja algunos trucos para reducir más rápidamente dos muy complicadas. Cuando se trata del abdomen, hay que tener mucho cuidado con las bebidas azucaradas, con gas y el alcohol: ¡evítalas!

Para la zona de los glúteos y las caderas es bueno reducir el consumo de grasas y carbohidratos. También es importante beber un mínimo de 2 litros de agua al día y tomar frutas (no más de dos al día ¡contienen azúcares!) y verduras que favorezcan la eliminación de líquidos. La piña y los espárragos son una buena opción para ello.

Lo ideal sería complementar esta pauta con algún tipo de ejercicio, especialmente aeróbico. Caminar todos los días a buen paso durante 45 minutos sería una excelente ayuda.